Batacazo mundial

junio 26, 2014

Del manotazo con sabor a venganza de Holanda, pasando por la impotencia ante Chile para terminar con el trámite australiano. El camino de la selección en esta Copa del Mundo en la que defendía trono, ha sido tan efímero como desilusionante. No ha habido rastro del hambre ni de la ambición que Xabi Alonso echaba de menos, y que nos hizo campeones de todo en un lapso de 6 años. Los signos de decadencia de la que probablemente haya sido la mejor selección de todos los tiempos, se evidenciaron primero ante la Holanda de Louis Van Gaal y luego frente a ‘la otra Roja’; Chile.
Es cierto que el grupo en el que había quedado encuadrado España no era el más asequible del campeonato. Aún así, nadie pensaba que la actual campeona se despidiera a las primeras de cambio, sin siquiera participar en unos octavos donde ya tienen rival selecciones como Suiza, Grecia, Costa Rica o Nigeria, entre otras.

Sin embargo, no todo comenzó mal para el combinado de Del Bosque. De hecho, en el primer partido del Mundial se adelantaron por mediación de Xabi Alonso desde el punto fatídico tras un derribo en el área a Diego Costa, la acción más decisiva del ariete de Lagarto. El punto de inflexión llegó con el fallo de Silva. A la media hora de partido, con España ya por delante en el marcador y con un juego aceptable, Iniesta dejó solo al canario con un pase medido al alcance de muy pocos. El ‘citizen‘ se plantó mano a mano ante Cillesen, en lo que pudo haber sido el 2-0 y la puntilla. No obstante, el meta frustró su vaselina y nos empujó por una pendiente resbaladiza de la que únicamente hemos podido levantarnos ante Australia, en un partido que ni siquiera hizo falta jugar.

van_persie

Foto: Los Andes

En una jugada aislada Van Persie empató el partido, en uno de los goles más impresionantes que se han visto hasta la fecha en Brasil. Blind puso un balón perfecto desde casi el centro del campo a la espalda de Piqué y Ramos; retratados durante todo el partido, y el goleador del United se elevó rematando en plancha de manera espectacular. No se volvió a saber de España, y los goles fueron cayendo. El 1-2 fue parecido al primero, balón telederigido de Blind a la espalda de los centrales y del resto se encarga Robben.

El marcador se detuvo en el 1-5 final, merced a los fallos defensivos especialmente del portero que nos hizo campeones del mundo cuatro años atrás. No tuvo su partido, y tenía enfrente a aquellos a quienes frustró en Johannesburgo. Se juntaron el hambre y las ganas de comer, y el resultado fue abultado, humillante y para nada excesivo. De Vrij, Van Persie y Robben; estos dos por partida doble, hicieron los goles de Holanda.

casillas

La reacción había de llegar ante Chile, España seguía dependiendo de sí misma, pero la impresión era la de una selección cansada y carente de intensidad. Probablemente no jugaron aquellos que llegaron mejor a la competición, se echó en falta con anterioridad a Javi Martínez, Koke o Pedro, aunque el problema fue global además de individual. Lamentablemente, no hubo indicio de resurrección frente al equipo sudamericano, al que también batimos en Sudáfrica. El partido terminó 2-0, menos abultado que el anterior, pero la sensación fue de impotencia. El equipo español apenas gozó de ocasiones y no mostró solvencia atrás, con lo que el partido quedó resuelto en la primera parte con los goles de Vargas y Aránguiz.

España fue la primera selección en eliminarse, habiéndose disputado tan solo 2 partidos. El tercero fue un encuentro que ninguna de las dos selecciones quería jugar, ambas eliminadas. Se saldó con 0-3 para España con goles de Villa; que se despidió de la Selección, Torres y Mata. Ahora es momento de pensar en una remodelación profunda. Se ha cumplido una etapa, y hay varios jugadores que superan la treintena. Xavi y Villa prácticamente dicen adiós, habiendo consumado sus respectivos contratos en ligas de competitividad menor. El futuro también está en el aire para Alonso, Reina y Casillas; aunque lo más probable es que este último continúe hasta la Eurocopa de Francia.

El futuro es esperanzador, son muchos los jugadores que llaman a la Selección Absoluta desde hace meses. Es el caso de Koke, Thiago, Isco, Jesé, quienes están llamados a liderar el proyecto español de cara al futuro. Corren tiempos de transición.

Anuncios

Neymar y Nishimura tiran de Brasil

junio 13, 2014

12 de junio de 2014. Arena de Sao Paulo, Brasil. El momento que los amantes de este deporte llevábamos esperando desde que Casillas levantara la Copa del Mundo al cielo de Johannesburgo. El escenario ha cambiado, Brasil es hoy el centro del fútbol mundial.

Decir Brasil es decir Neymar, la máxima aspiración del combinado de Scolari. Ayer, junto con Nishimura, fue el principal protagonista del partido de inauguración. Después de una ceremonia insípida, le tocó el turno a la Canarinha. Los ojos se centraban en el futbolista del Barcelona, quien una vez más demostró que no le pesa la que posiblemente sea la camiseta más emblemática de todos los tiempos, el 10 que han llevado Pelé, Ronaldinho o Kaká entré otros.

Al parecer, nadie esperaba que Croacia plantara cara, pero pronto metieron el miedo en el cuerpo a la torcida brasileria adelantándose en el minuto 12. Olić ganó la espalda a Alves y puso un caramelo en el pie de Jelavic, ayer titular en detrimento de Mandzukic. No acertó a empujarla pero le bastó un remate en semifallo para que el gol subiera al marcador tras golpear en Marcelo. Gol en propia antes del primer cuarto de hora y un mar de dudas para empezar.

El runrún fue aumentando, la pentacampeona no se encontraba, el balón circulaba lento y sin fluidez, sus estrellas eclipsadas y su seleccionador más pendiente del cuarto árbitro que del rácano juego que ofrecía su selección. Oscar estaba apartado de su zona de influencia, Neymar vio la amarilla por un codazo a destiempo que denotaba frustración y tanto Hulk como Fred pasaron desapercibidos la mayor parte del encuentro. Ni Paulinho ni Luiz Gustavo consiguieron enlazar la defensa con el ataque y fueron frecuentes los balones en largo de sus dos centrales. El balón de oxígeno llegó en el 28, en una de las incursiones de Oscar por su área peligrosa; el centro, encontrando a Neymar, que se plantó en la frontal sin apenas oposición y colocó la pelota junto a la cepa del poste. Mucho más pudo hacer el gigantón croata; Pletikosa, en un disparo que no fue limpio pero sí ajustado y más que asequible para sus 193 centímetros.

Imagen

 Foto: Mundo Deportivo

Al contrario de lo esperado, el equipo balcánico no se vino abajo tras el descanso, aguantó el tirón y llegaron sus mejores minutos con posesiones largas y llegadas tímidas al arco de Julio César. El partido parecía morir, cuando Nishimura regaló una pena máxima sobre Fred más que discutible. El ariete del Fluminense se escurrió en el área y el colegiado japonés no dudo, penalti. Las tornas cambiaron en el banquillo, y era Luis Felipe Scolari quien yacía calmado, y Kovac quien disctuía con el cuarto árbitro. Pesó la grada y probablemente el escudo. Una vez más, Neymar no falló y entró entre los 10 máximos artilleros de Brasil de todos los tiempos, pisando los talones a Ronaldinho. Con su doblete devolvió la calma a una hinchada que daba las gracias a toda Japón.

Apenas quedaba tiempo para la heroica, y en una jugada que comenzó con David Luiz tapando el posible empate de Perisic, llegó la puntilla. Comenzaron a pesar las piernas y la ayuda defensiva se quedó por el camino. Oscar, de menos a más durante el encuentro, conectó un punterazo que se coló ante la pasividad de Pletikosa, flojo una vez más.

Imagen

 

Foto: Caracol Radio

Terminó así un partido en el que el resultado no se corresponde con los visto en el terreno de juego. Los croatas se lamentan, pero confían en sus posibilidades de clasificarse y Brasil respira a sabiendas de que debe mejorar mucho si quiere cumplir con las expectativas. Camerún y México completan un grupo en el que el se cruzarán con Chile, Holanda o España.